http://www.joyeriatwins.com/wp-content/uploads/2016/05/imperial_crown.jpg

La Reina de Inglaterra es la mayor propietaria de diamantes del mundo

de TWINS Leave a Comment

Un par de veces al año, las grandes casas de subastas del mundo, Sotheby’s y Christie’s celebran grandes ventas de espectaculares joyas en las que diamantes espectaculares y únicos baten records en los precios a los que son adquiridos por magnates anónimos. La venta del diamante Oppenheimer Azul por 52 millones de euros hace unos días, es un ejemplo de ello cuando alcanzó un precio superior al previsto de 45 millones,

Como posible comprador sonó el chino Joseph Lau, de Hong-Kong, un multimillonario aficionado a coleccionar piedras preciosas. Sin mebargo, sea quien sea el propietario de la piedra azul, está lejos de igualar a la reina Isabel II de Inglaterra, la mayor propietaria de grandes diamantes del mundo.

queen_elizabeth

En 1907 el rey Eduardo VII (1841-1910), hijo de la reina Victoria, aceptó como uno de los regalos de cumpleaños el diamante Cullinan, el más grande del mundo, hallado en 1905 en las minas propiedad de Thomas Cullinan, cerca de Pretoria (Sudáfrica). El gobierno de la colonia africana lo adquirió por lo que hoy equivaldría a 195.000 euros (4.550 euros fueron para el descubridor) para regalárselo al rey y jefe del poder colonial. La piedra, de 3.106 quilates, era de tal envergadura, que fue enviada a Holanda a ser tallada. Se convirtió en nueve diamantes (el Cullinan I, II, III, IV…) repartidos por la corona de Estado (alta y rellena de terciopelo) y el cetro, símbolos del poderío (ex) colonial y de la Jefatura del Estado.

Muchas gracias, vino a decir el rey Eduardo VII, «será para mi disfrute y el de mis sucesores». Y el goce continúa hasta hoy. Thomas Cullinan fue condecorado por haber vendido la piedra hallada en sus minas. La reina Isabel II luce desde 1952 los diamantes en la apertura del Parlamento. El miércoles pasado lo hizo de nuevo. Pero los nueve diamantes Cullinan no son los únicos de la colección. La diadema de Estado o de Jorge IV (1762-1830) es otra de las valiosas piezas del erario real, formada por 1.333 diamantes que adornan la cabeza de Isabel II en la mayoría de los retratos oficiales. Se hizo para un hombre aunque la han lucido más las mujeres que ellos. La reina lleva la diadema, dentro de la carroza, desde el palacio de Buckingham hasta el Parlamento. En Westminster le cambian la diadema por la corona antes de acceder al hemiciclo a leer el programa del Gobierno. Pasa de la diadema a la corona para el acto de mayor relevancia, en el interior, del calendario anual.

La diadema y la corona de Estado son las dos piezas más valiosas, pero no las únicas. El joyero de la familia real británica es como la cueva de Aladín. Diamantes de todos los colores, tamaños y formas. Collares, anillos, pendientes, pulseras, broches, coronas, tiaras y diademas para combinar para cada motivo y ocasión. Las piezas más valiosas están relacionadas con la época imperial, no únicamente el diamante Cullinan convertido en nueve piedras preciosas, sino la Corona Imperial de India o la Imperial de Jorge V.
imperial_crown

Entre el surtido cofre de la época imperial, que abarca siglo XVIII, XIX y hasta mitad del siglo XX, hay otras piezas que remiten a la historia milenaria de la monarquía británica. La Corona de San Eduardo, de 1661, es otro de los símbolos de la institución monárquica que Isabel II ha heredado. Oro viejo y piedras preciosas, más pequeñas que los pedruscos del siglo XIX o XX, pero con historia más larga que el diamante Cullinan o el Oppenheimer Azul que ha pasado de manos a manos de multimillonarios que lo mantienen escondido de la luz pública.

Vía: El Mundo

 

"Twins Diamonds les presenta su nuevo blog en el que no solo se publicarán las novedades de la marca sino también noticias relevantes sobre la industria de la joyería, el lujo y sobre todo los diamantes."

TWINS
TWINSLa Reina de Inglaterra es la mayor propietaria de diamantes del mundo