Cómo hacer una inversión en diamantes: un valor seguro y al alza

Dicen que el diamante es el mejor amigo de la mujer, aunque seguramente sea el mejor amigo de todo aquel que tenga uno. Brillantes, transparentes, de colores, los diamantes pueden ser de muchas formas y cada uno tiene su propia personalidad. Además, la inversión en estas piedras preciosas puede resultar una opción gratificante.

Una de las formas más interesantes de inversión en diamantes permite disfrutarlos. Y la manera no es otra más que comprarlos.

Invertir en diamantes certificados

A lo largo de las últimas décadas, el precio de los diamantes ha ido en constante aumento. Una de las razones de esta revalorización es el control que existe sobre su producción, ya que si se produce un descenso en la demanda de este mineral, las compañías productoras extraerán menor cantidad. Esto ocurrió, por ejemplo, en el año 2009, cuando la crisis sufrida en los países más demandantes provocó un menor consumo de estos artículos de lujo.

Cuál es la tendencia en el precio de los diamantes

Actualmente, la demanda vuelve a estar en alza, y con la incorporación progresiva de los mercados de China, India y otros países emergentes se prevé que los precios de los diamantes vuelvan a aumentar. Más aún cuando la relación de oferta y demanda de diamantes se inclina más hacia la segunda.

Así, este férreo control sobre la producción origina la subida de su precio. De media, el precio de los diamantes ha subido un 3% anual en los últimos 20 años, aunque su valor también depende del tipo de diamante, ya que están en relación con determinadas características de los mismos. Algunos tipos de calidades, por ejemplo, han duplicado su valor en 15 años y entre 2007 y 2008, los diamantes más raros, como los azules o rosados, aumentaron su precio un 75%.

Invertir en diamantes y disfrutar de estos brillantes

Aunque hay que tener una cosa clara, la adquisición de una joya con diamantes debería tener siempre una opción para su disfrute, al menos durante un tiempo, y dejar que el paso de los años haga aumentar el valor de la joya hasta que llegue el momento de volverla a vender.

De esta forma, independientemente del tipo de inversión que se elija en relación con los diamantes, parece que estas preciosas gemas, cuya formación en el interior de la Tierra llevó millones de años, son un valor seguro. Por lo que ya sea mediante acciones, fondos o, especialmente, mediante la compra de diamantes hay que tratar de saber su procedencia, para lo cual es indispensable exigir el certificado de calidad de la piedra.

 

Cómo hacer una inversión en diamantes

Agosto 2011-

Los diamantes se alzan como una forma rentable de invertir

Dicen que el diamante es el mejor amigo de la mujer, aunque seguramente sea el mejor amigo de todo aquel que tenga uno. Brillantes, transparentes, de colores, los diamantes pueden ser de muchas formas y cada uno tiene su propia personalidad. Además, la inversión en estas piedras preciosas puede resultar una opción gratificante.

Una de las formas más interesantes de inversión en diamantes permite disfrutarlos. Y la manera no es otra más que comprarlos.

A lo largo de las últimas décadas, el precio de los diamantes ha ido en constante aumento. Una de las razones de esta revalorización es el control que existe sobre su producción, ya que si se produce un descenso en la demanda de este mineral, las compañías productoras extraerán menor cantidad. Esto ocurrió, por ejemplo, en el año 2009, cuando la crisis sufrida en los países más demandantes provocó un menor consumo de estos artículos de lujo.

Cuál es la tendencia en el precio de los diamantes

Actualmente, la demanda vuelve a estar en alza, y con la incorporación progresiva de los mercados de China, India y otros países emergentes se prevé que los precios de los diamantes vuelvan a aumentar. Más aún cuando la relación de oferta y demanda de diamantes se inclina más hacia la segunda.

Así, este férreo control sobre la producción origina la subida de su precio. De media, el precio de los diamantes ha subido un 3% anual en los últimos 20 años, aunque su valor también depende del tipo de diamante, ya que están en relación con determinadas características de los mismos. Algunos tipos de calidades, por ejemplo, han duplicado su valor en 15 años y entre 2007 y 2008, los diamantes más raros, como los azules o rosados, aumentaron su precio un 75%.

Invertir en diamantes y disfrutar de estos brillantes

Aunque hay que tener una cosa clara, la adquisición de una joya con diamantes debería tener siempre una opción para su disfrute, al menos durante un tiempo, y dejar que el paso de los años haga aumentar el valor de la joya hasta que llegue el momento de volverla a vender.

De esta forma, independientemente del tipo de inversión que se elija en relación con los diamantes, parece que estas preciosas gemas, cuya formación en el interior de la Tierra llevó millones de años, son un valor seguro. Por lo que ya sea mediante acciones, fondos o, especialmente, mediante la compra de diamantes hay que tratar de saber su procedencia, para lo cual es indispensable exigir el certificado de calidad de la piedra.